Métodos de producción
Conocimientos y
experiencia

Gracias a los conocimientos y a la experiencia desarrollada en el tiempo, todos los aceites alimenticios trabajados en la planta de Salov gozan de un notable nivel de calidad.

La calidad siempre ha sido el valor guía de la empresa, fundada ante todo en la capacidad de selección a través de la elección minuciosa de los proveedores de materias primas en los países productores, la compra de más de 150.000 toneladas de aceites al año en los principales continentes, auditoría directa de la producción y gestión propia de los transportes internacionales y 2 empresas comisionistas exclusivas en los principales países productores del Mediterráneo, con personal experto en el territorio para una monitorización continua de la cadena de producción.

Se consolida con los minuciosos controles realizados por el equipo interno de catadores, con jefe catador certificado por el Ministerio de Agricultura italiano, para la selección de los aceites de oliva extra virgen y un laboratorio de análisis con instrumentos tecnológicamente avanzados para análisis cuidados y completos de todos los aceites de oliva y semillas sin refinar. Cada año, sólo el 6% de las 6.000 muestras de aceite que entran en la planta superan los sistemáticos y minuciosos controles de calidad a los que se someten.
En concreto, para el aceite de oliva extra virgen, durante la selección de los aceites, los expertos de la empresa analizan la muestra y comprueban tanto su propiedades químicas como sus propiedades organolépticas.
Después se expresa la calidad en la fase de mezcla, donde los profundos conocimientos de los expertos de Salov garantizan que las propiedades organolépticas de los aceites siempre sean equilibradas y armónicas.
Todos los demás aceites, como el aceite de oliva, soja, maíz y girasol, trabajados en Salov, son el resultado de un proceso de producción certificado y controlado que permite alcanzar un nivel de calidad reconocido tanto por los clientes como por los consumidores de todo el mundo.